Posted On 07/12/2017 Por En Liturgia, Red Crearte With 209 Views

Adviento, día 4: El alma plena

Confortará mi alma…
Salmo 23:3ª

De qué modos insospechados y misteriosos
confortas el alma
de quienes peregrinamos por la vida,
Pastor de las praderas abundantes
y de las aguas mansas;
tu ternura ahuyenta los miedos
y tu consejo alumbra rumbos nuevos.
Quienes andan angustiando la vida
desde sus lugares de poder y privilegio
no podrán evitar que la mesa generosa
convoque a quienes el sistema excluye
ni que rebosen las copas llenas de tu gracia.
Porque el amor vence todos los odios,
la verdad triunfa sobre las mentiras,
la luz brilla más fuerte que cualquier tiniebla
y una sonrisa es más poderosa que el más duro golpe.
Una nieta recuperada de las garras de la desmemoria,
una abuela que ve en su mirada
la mirada que extraña hace 40 años,
confortan el alma
hasta las más profundas lágrimas de emoción.
No es posible ocultar bajo los adoquines de la falsedad
la potencia de una semilla que quiere ver el sol.
Confortas nuestra alma, artesana de la vida,
nos completas la existencia
y nos transformas en criaturas plenas,
en ciudadanos y ciudadanas de un mundo que sabemos otro,
porque otra es la tierra que quieres para tu pueblo,
porque otra es la historia que nos llamas a vivir,
porque tu economía no es la del ajuste
ni tu proyecto es el de la exclusión
ni tus métodos serían alguna vez represivos.
Confortas nuestra alma,
desaparecido que te apareciste
para encender los sueños
de los invisibilizados y de las ninguneadas.
Y seguirás confortándonos cada día
de mil maneras nuevas y creativas y cariñosas.
Es Adviento y esta es nuestra certeza. #

# Escrito luego de la noticia de la recuperación de la nieta recuperada #126 en Argentina.

Tags : , ,

¡Participa en la conversación!