Posted On 11/12/2014 By In Adviento 2014 With 1460 Views

“Dando buenas noticias”: Segundo domingo de Adviento

Sigue avanzando el tiempo de Adviento, y éste segundo domingo nos presenta a uno de los personajes propios del tiempo litúrgico en curso: Juan Bautista. Uno de los elementos interesantes del segundo domingo es la presencia de las Buenas Noticias. El Evangelio de Marcos, que la Iglesia está leyendo durante este año litúrgico, se inicia con las siguientes palabras: “Comienzo de la Buena Noticia de Jesucristo, Hijo de Dios” (Mc 1,1). Comienzo de un nuevo tiempo en la liturgia de la Iglesia, comienzo de las buenas noticias, comienzo de otro mundo posible. Por tanto, el mensaje de Adviento es uno que invita a la expectación y a experimentar la novedad. ¡Nos cuesta tanto admirarnos de lo cotidiano! Lo vivimos como rutina mecánica pero nos falta el factor sorpresa, y es justamente el Evangelio (Eu: Buena; Angelos: mensaje, buen mensaje) el que nos permite regocijarnos.

Lo que Dios había anunciado en el Antiguo Testamento con la promesa de tiempos nuevos y la presencia de un Mesías o Cristo que vendría a instaurar el Reino, se cierra con Juan Bautista, el último de los profetas de la primera alianza. De él se dice: “envío a mi mensajero para que te prepare el camino. Una voz grita en el desierto: preparen el camino al Señor; enderecen sus senderos” (Mc 1,2). Así la palabra rectora de éste domingo es “preparen”.

El que anuncia el mensaje debe ser escuchado, ya que prepara nuestros oídos para acogerlo porque es radicalmente transformador y novedoso porque pertenece al Mesías. El tiempo del Adviento nos va dando herramientas para poder ir afinando el sentido de la escucha, que no es un simple oír, sino posicionar nuestra vida en la sintonía del Evangelio. En un mundo donde las malas noticias son el pan nuestro de cada día, dar buenas nuevas se convierte en un acto proféticamente contracultural. Los creyentes van contra corriente preparando el camino de Jesucristo, Hijo de Dios. La Iglesia debe saber experimentar un Adviento constante, pero no como espera simplista, sino como compromiso social.

Cuando Isaías, en la profecía que se le aplica a Juan Bautista, dice que se deben “enderezar los senderos”, está llamando a una práctica de la justicia, la verdad y la libertad. Se trata de senderos como la educación, la participación democrática, la igualdad en las pensiones de los adultos mayores, la equidad cultural… los que el Mensajero Jesucristo nos pide enderezar, porque siguen estando torcidos.

Como cristianos debemos dolernos con aquellas estructuras de injusticia y de violación de la dignidad de toda persona humana. La contingencia mundial de los últimos días ha estado marcada por la situación de los compañeros estudiantes de México. Ellos son los que viven en los caminos torcidos por la violencia. Elevemos una plegaria por los 43 Cristos asesinados en México. Que sepamos unirnos a las demandas de justicia de nuestro continente.

Y eso es justamente dar buenas noticias.

PREGUNTAS PARA LA REFLEXIÓN

¿Cuáles son las Buenas Noticias que estoy llamado a dar?

¿Con qué características de Juan Bautista me identifico? ¿Por qué? ¿Con cuáles el Señor me pide identificarme?

¿Cómo invitar a otros a experimentar el Evangelio del niño que viene a nuestro encuentro en Navidad?

Tags : , , , , , , , ,

Bad Behavior has blocked 1015 access attempts in the last 7 days.