Posted On 18/12/2015 By In Opinión With 1540 Views

De regalos y regaloides

Aquí está de nuevo la navidad. Y como cada año, comienza una época mezclada de fiestas y reflexiones. Ambas cosas son bienvenidas, hay que saber disfrutar y hay que tomar el tiempo para honrar el origen de esta festividad.

Apenas soplan los alisios y se ponen rojas las tardes de Costa Rica, aflora también un cierto espíritu de reflexión. Nos asalta ese sermón que nos grita desde hace muchos años un estribillo que reza mas o menos asi: “La navidad no son los regalos, la navidad es Jesús”. Quiero demostra en estos párrafos que la navidad, claro que si, son los regalos, que la navidad sí se trata de regalos, aunque no de regaloides.

En el Antiguo Testamento hay un momento raro y unico en el que acontece la navidad de una forma maravillosa y contundente. Algunos dirán que eso es imposible, ya que Jesús no llega al mundo sino en tiempos de Herodes y no en tiempos del Antiguo Testamento, y mucho menos en Génesis 14:18, que es donde he encontrado mi texto navideño de este año.

Resulta que Abraham regresaba de rescatar a su sobrino Lot, venía de una batalla y había vencido. Ahí es donde se encuentra a un personaje tan enigmático como escurridizo. Abraham se encuentra con Melquisedec, rey y sacerdote de Salem. Una figura que solo aparece dos veces en todo el Antiguo Testamento, de quien no se sabe más que lo que se dice en un solo versículo del Génesis:

Y Melquisedec, rey de Salén y sacerdote del Dios altísimo, le ofreció pan y vino.

Era sacerdote y rey a la vez, y reinaba en lo que llegaría a ser Jerusalén. Se dice de él que era sacerdote del Dios Altísimo, incluso antes de que existiera ninguna de las tres religiones monoteístas que descienden de Abraham (judaísmo, cristianismo e Islam). Pero lo más importante hoy es que Melquisedec da dos regalos a Abraham, le da pan y le da vino.

Este encuentro entre Abraham y Melquisedec es realmente navidad. Aquí acontece la navidad, con todo y regalos. La figura de Melquisedec se puede entender como un proto Jesús y este encuentro como una proto navidad. ¿Por qué? En el otro texto del Antiguo Testamento donde se menciona (Sal. 110:4) se dice del Mesías  «Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec». Este personaje es una prefiguración de Jesús, y Jesús es el centro de la navidad. El Nuevo Testamento disipa toda duda y nos dice en Hebreos 6:19-20: 

Tenemos como firme y segura ancla del alma una esperanza que penetra hasta detrás de la cortina del santuario,  hasta donde Jesús, el precursor, entró por nosotros, llegando a ser sumo sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec.

Melquisedec significa rey justo y, recordémoslo, reina en una ciudad cuyo nombre se traduce por paz. Pero volvamos a los regalos. Melquisedec da pan y vino, símbolos unión, de comunión, de relación, de cercanía, de sacrificio, de mesa, de casa, de solidaridad, de hospitalidad. ¿Por qué en la Biblia el vino y el pan simbolizan todo eso? Porque es lo que Jesús ofrece en la mesa a sus discípulos y con ellos a todos nosotros. El pan y el vino son símbolo de su cuerpo y de su sangre, simbolo de entrega, de amor profundo, de compañía.

La navidad cristiana (si es que puede haber otra) es justamente eso, que él vino al mundo para darnos el pan y el vino. Esos fueron sus regalos: su misericordia, su amor, el es Dios con nosotros, quiere vivir con nosotros, habitar con nosotros, con los quebrantados, romper la lejanía, la distancia, acercarse y convivir (Is. 57:15). El regalo de la navidad, el verdadero regalo tiene que ver con las relaciones, no con las posesiones.

Los regaloides en cambio tienen que ver con posesiones, con imposiciones sociales, no importa cuánto cueste, el regaloide se da para cumplir, para no quedar mal, se da por compromiso.

El regalo, configurado por Jesús, apunta a la eternidad, el regaloide apunta a la temporalidad. El regalo da lo que puede durar eternamente, misericordia, solidaridad, compañía, presencia. El regaloide se come y se acaba, se usa y se tira, se viste y se desecha. El regalo sacia lo profundo, el regaloide sacia lo superficial; el regalo es darse a sí mismo, el regaloide es simplemente dar algo. El regalo tiene más que ver con la persona, el regaloidetiene que mas ver con la cosa. El regalo viene para quedarse, el regaloide llega, cumple y se va.

El regalo está destinado a cambiar nuestras vidas, a saciar las soledades. El regaloide es un formalismo que da media vuelta y vuelve a dejar intacta la otra vida, la soledad, la separación.

Por eso el regalo verdadero, el regalo que moldea Jesús, es el de la reconciación (2 Cor. 5:18), es el del perdón (Lc. 23:34), es el de la unión familiar, es el de la milla extra (Mt. 5:41), es el de la otra mejilla (Mt. 5:39) y es el de las setenta veces siete (Mt. 18:22).

Ahí donde el regaloide da la mano, el regalo da el corazón; donde el reagaloide entrega un paquete, el regalo entrega la vida. 

Navidad es dar regalos, si, pero no regaloides. Eso es lo que podría hacer diferente ésta y el resto de nuestras navidades.

Tags : , ,

Bad Behavior has blocked 787 access attempts in the last 7 days.