Posted On 03/11/2020 By In Ética, Historia, Opinión, portada With 256 Views

EL COSTO DE AMAR COMO CRISTO | Ramón A. Pinto Díaz

Entre 1876-78 el ex-esclavo Lewis Thomas Johnson, fue alumno del prestigioso Charles Spurgeon, un acto tremendamente osado para su época, considerando que Gran Bretaña era centro de esclavismo.

Pero ese no fue el acto más osado de Spurgeon. Años antes, en plena guerra entre esclavistas y abolicionistas en EE. UU. Spurgeon invitó a predicar a su templo, a un esclavo, pero no era cualquiera, era uno que había escapado, nada más y nada menos, que, de una plantación en Carolina del Sur, EE. UU…

Cuando su circulo cercano se enteró, no tardaron los consejos:

«Charles, eso no es prudente».

«Charles, hay pastores que son dueños de esclavos, no los ofendas».

«Charles, guardemos silencio».

Pero quién ha leído de Spurgeon, sabe que eso no iba con su carácter, y el fervor de su corazón. Finalmente, aquel exesclavo estadounidense, fugitivo, predicó un hermoso sermón y conmovió a las multitudes.

…pero las repercusiones no se hicieron esperar.

Panfletos con la cara de Spurgeon, fueron quemados por esclavistas cristianos (muy probablemente pastores) en los estados del sur de EE. UU. Por si esto no fuera poco, la hoy muy conocida «funa» o «boicot», tampoco se hizo esperar…

En multitudes, y obedeciendo al llamado de sus lideres, muchos dejaron de comprar los sermones y publicaciones de Spurgeon, como una forma de presionarlo y mandarle un mensaje aleccionador.

Lamentablemente, ese dinero no engrosaba las arcas de Spurgeon. Ese dinero iba a una escuela bíblica y a las obras sociales que el patrocinaba, tales como: casas para viudas y orfanatos.

Pese a lo vergonzosa y terrible de esta historia, Dios no abandonó Su obra, y no dejó que se viera afectada por este cobarde boicot…

Mi conclusión: A veces la Iglesia se daña a sí misma, al dañar a sus hermanos. Tal vez por temor, tal vez por odio, tal vez por intereses… no lo sé, yo también daño, y no siempre entiendo el porqué, pero creo que en el dolor estoy aprendiendo a preguntarme por al menos un segundo ¿No tendrá algo de razón mi prójimo?

Hoy esta historia puede parecer ridícula y una exagerada obviedad. Pero hace escasos 150 años, países se fueron en guerra civil por esto, y murieron millones de personas por una esclavitud avalada por cristianos y su interpretación de la Biblia.

Hoy hay muchas causas que podrían ser comparables al horror de la esclavitud… Y la Iglesia sigue su patrón. Atacar y luego preguntar… y si afecta mis intereses y paradigmas, atacar y atacar hasta que sucumban. Pues…como decían los cruzados al matar musulmanes «Es la voluntad de Dios»

 

Anexo:

«Los bautistas luchaban para establecer un sólido liderato en el sur. La próxima generación de predicadores bautistas se fue integrando a la sociedad. En lugar de impugnar la burguesía acerca de la esclavitud, comenzaron a interpretar la Biblia de manera que apoyaran su práctica. En las dos décadas después de la Revolución, los predicadores abandonaron sus reclamos a los plantadores a que liberaran a sus esclavos. Muchos predicadores bautistas incluso querían preservar los derechos de los ministros a ser propietarios de esclavos.​ La Convención Trienal y la Sociedad de Misiones Locales reafirmaron su neutralidad en cuanto al asunto de la esclavitud.»[1]


[1] Christine Leigh Heyrman, Southern Cross: The Beginning of the Bible Belt, Chapel Hill: University of North Carolina Press, 1998, pp.10-18, 155.

 

Bad Behavior has blocked 491 access attempts in the last 7 days.