Elegir la vida y hacer el bien: Día 17

«No te pido que los saques del mundo, sino que los libres del mal. Como yo no pertenezco al mundo, tampoco ellos pertenecen al mundo»

Juan 17:15-16

(La Palabra, Sociedad Bíblica de España, 2010)

 

Harold SeguraEn las tradiciones populares cristianas, el mal ha sido caracterizado como una fuerza oculta, misteriosa, perversa y, sobre todo, extraña a nuestra voluntad humana. El mal ocurre fuera de nuestra voluntad; está lejos y es incontrolable.

Pero lo cierto es que las enseñanzas de Jesús, aunque hablan del Malo, hablan con especial énfasis del mal, y no como fuerza ajena, sino como una opción personal que atañe a la voluntad humana para actuar a favor de la vida o en contra de ella. Es el mal que se hace como fruto de nuestra sed de poder o del desequilibrio de nuestro egoísmo, por ejemplo. No es el mal que ocurre más allá de nosotros.

Jesús les preguntó a los fariseos que lo criticaban por hacer el bien en el día de reposo: «Está permitido en sábado hacer el bien o hacer el mal? ¿Salvar una vida o dejarla perder?» (Lucas 6:9). Y Santiago enseña que «… quien sabe hacer el bien y no lo hace, comete pecado» (Santiago 4:17). Hacer el bien o hacer el mal; este es el dilema al que se nos llama a responder siguiendo el ejemplo de Jesús y acatando los valores de su reino.

Jesús ruega al Padre, no para que nos saque del mundo, sino para que nos libre del mal. Y ese mal se expresa en múltiples formas: en narcisismo individualista, en estructuras de dominación, en imposición cultural, en destrucción del planeta, en predominio de un sexo sobre otro, en idolatría del poder o en ambiciones desmedidas. ¡Son tantas las expresiones del mal!

Junto a la posibilidad de hacer lo malo, reposa la posibilidad creativa de hacer el bien. «Eligid la vida y viviréis…» (Deuteronomio 30:19).

 

Para seguir pensando:

«El mal moral, o mal éticamente hablando… se refiere al mal humano que es obra nuestra. Se refiere a la acción que, mezclada con nuestra fragilidad constitutiva, es capaz de hacernos asesinos o asesinas de la vida en todas sus múltiples expresiones»

Ivone Gebara (Teóloga brasileña)

Vale que nos preguntemos:

¿En qué circunstancias o a qué personas tengo, durante este día, la posibilidad de hacer el bien?

Oración:

Señor bueno, como criatura tuya me das la posibilidad de imitarte haciendo el bien. Por tu Espíritu permíteme servirte y dar testimonio de tu amor, tu paz y reconciliación. Amén.

Print Friendly

Harold Segura C.

Harold Segura C., pastor y teólogo colombiano, Director de Relaciones Eclesiásticas de World Vision International. Reside en San José, Costa Rica.

¡Participa en la conversación!