Posted On 01/12/2014 By In Biblia, Teología With 1335 Views

La oración, parte fundamental del sacerdocio de Cristo

Precisamente porque él mismo fue puesto a prueba y soportó el sufrimiento, puede ahora ayudar a quienes están siendo probados. Hebreos 2.18, La Palabra (Hispanoamérica)

 Es el mismo Cristo, que durante su vida mortal oró y suplicó [deéseis kai ‘iketerías], con fuerte clamor acompañado de lágrimas [meta krauges isxuras kai dakrúon], a quien podía liberarlo de la muerte; y ciertamente Dios lo escuchó en atención a su actitud de acatamiento. Y aunque era Hijo, aprendió en la escuela del dolor lo que cuesta obedecer. Alcanzada así la perfección, se ha convertido en fuente de salvación eterna para cuantos lo obedecen… Hebreos 5.7-9

Por encima de todas las cosas, la Reforma Protestante del siglo XVI fue un movimiento de profunda piedad religiosa y de contacto con lo sagrado que también intentó restaurar las formas de espiritualidad genuinamente cristianas, entre ellas, de forma muy destacada, la oración, para lo cual no se vaciló en realizar una crítica radical del tradicionalismo y la falta de espontaneidad que prevalecía. Las grandes afirmaciones de la Reforma aterrizan claramente en la práctica de una plegaria auténtica, espontánea y bien informada por el contenido de las Sagradas Escrituras, además de las insuperables enseñanzas y ejemplo del Señor Jesucristo en los Evangelios y en todo el Nuevo Testamento. Podría decirse que, en este caso, los pensadores de la Reforma llevaron a cabo una sólida relectura del mensaje bíblico para devolverle a la oración la frescura y la profundidad requeridas para que todos los creyentes pudieran volver a ejercerla con plenitud y eficacia como el recurso ofrecido por Dios para mantener una sana comunicación con Él.

Más allá de la manera esquemática en que se ha querido ver la espiritualidad que manejaron Lutero o Calvino, el primero calificado como más conservador o tradicional, y el segundo, un poco más moderno, como pionero de una nueva forma de piedad cristiana, un auténtico “humanista piadoso”. Los reformadores practicaron intensamente la oración y reflexionaron sobre ella, prueba de lo cual es el extenso capítulo XX del libro tercero de la Institución, adonde da seguimiento puntual a la oración del Señor, puesto que expone cada una de sus partes. Allí define la oración: “…es una especie de comunicación entre Dios y los hombres, mediante la cual entran en el santuario celestial, le recuerdan sus promesas y le instan a que les muestre en la realidad, cuando la necesidad lo requiere, que lo que han creído simplemente en virtud de su Palabra es verdad, y no mentira ni falsedad” (III, xx, 2).

Al ocuparse de los beneficios obtenidos por la mediación sacerdotal de Cristo, escribe así:

La muerte e intercesión de Cristo nos trae la confianza y la paz. Así vemos que hemos de comenzar por la muerte de Cristo, para gozar de la eficacia y provecho de su sacerdocio; y de ahí se sigue que es nuestro intercesor para siempre, y que por su intercesión y súplicas alcanzamos favor y gracia ante el Padre. Y de ello surge, además de la confianza para invocar a Dios, la seguridad y tranquilidad de nuestras conciencias, puesto que Dios nos llama a Él de un modo tan humano, y nos asegura que cuanto es ordenado por el Mediador le agrada. (II, xv, 6)

Dado que Calvino habla de esta manera al estudiar el triple oficio de Cristo, no resulta complicado trasladar tales afirmaciones al plano del conjunto de las obras sacerdotales de Jesucristo como mediador e intercesor eterno, lo que y, además, multiplica las posibilidades de ser escuchados a través de él. El reformador francés da muestras de una adecuada interpretación de la carta a los Hebreos, a la que dedicó un comentario completo, puesto que el énfasis de dicha epístola en la obra sacerdotal y de intercesión de Jesús implica directamente la oración a partir de la propia experiencia del Salvador. Por ello, su comentario de Heb 2.18 fue como sigue:

El Hijo de Dios no tenía necesidad de pasar por la experiencia para conocer los sentimientos de misericordia; pero nosotros jamás nos hubiéramos convencido de su piedad y de su disposición para socorrernos, si él por la experiencia no se hubiera identificado con nuestras miserias. Y todo esto nos ha sido otorgado como un favor; por lo mismo, cuando algo malo nos acontece, pensemos siempre que no existe nada en ello que el propio Hijo de Dios no haya experimentado antes para poder simpatizar con nosotros; ni dudemos de que está presente con nosotros como si él mismo sufriera a nuestro lado.[1]

Semejantes afirmaciones se fundamentan profundamente en la enseñanza de la carta, pues el capítulo 5 es sumamente explícito al respecto, al destacar el aspecto rotundamente humano de la experiencia del Señor en relación con su propia práctica de la oración. Las palabras para referir lo vivido por Él son aleccionadoras y llenas de una sensible percepción: Calvino comenta: “Si Cristo no hubiera sido probado por el dolor, ninguna consolación nos vendría de sus sufrimientos; mas cuando sabemos que él también sobrellevó las agonías mentales más crueles, entonces la semejanza se hace más real”.[2] Y extrae lecciones espirituales prácticas. “…siempre que nuestros males nos opriman y nos agobien, debemos recordar al Hijo de Dios que soportó las mismas fatigas; y puesto que él nos ha dejado el ejemplo, no hay razón para que desmayemos […] ¿y qué mejor guía podremos encontrar para la oración que el propio ejemplo de Cristo?”.[3]

El sacerdocio de Cristo alcanza en esta carta enormes alturas, pero al mismo tiempo su autor consigue acercarnos a un Jesús en plena situación de aprendizaje de la vida humana en todas sus manifestaciones mediante lo que denomina “la escuela del dolor” (5.8b), lo que le permitió acceder a una forma suprema de obediencia dentro de la dinámica interna de relación íntima con Dios el Padre. Las vivencias humanas de Jesús, el fuerte clamor y las lágrimas que lo hacen aparecer como el creyente Hijo de Dios que no dudó en abajarse hasta lo más hondo para que, como parte del proceso pedagógico de asumir la humanidad en plenitud, alcanzara, por esos méritos, las alturas espirituales supremas que ahora le permiten ser el Intercesor absoluto, puerta de entrada definitiva para el espacio de gracia del Padre, siempre dispuesto a atender a sus hijos e hijas. El sumo sacerdote humano a quien Dios ofrece como mediador, desde su propia experiencia enalteció la oración como una acción central de la experiencia cristiana.

__________________________

[1] J. Calvino, Epístola a los hebreos. Trad. de Juan Owen. Grand Rapids, SLC, 1977, pp. 64-65.

[2] Ibid., p. 109.

[3] Idem.

Tags : , , , , , , , , , , ,

Bad Behavior has blocked 908 access attempts in the last 7 days.