Posted On 15/04/2015 By In Biblia, Teología With 2812 Views

La vida del Cordero y la victoria definitiva de Dios

 Pero no vi templo alguno en la ciudad, porque el Señor Dios, dueño de todo, y el Cordero son su Templo. Tampoco necesita sol ni luna que la alumbren; la ilumina la gloria de Dios, y su antorcha es el Cordero. […] Y nada manchado entrará en ella: ningún depravado, ningún embaucador; tan sólo los inscritos en el libro de la vida del Cordero. Apocalipsis 21.22-23, 27, La Palabra (Hispanoamérica)

François Bovon, “Le Christ de l’Apocalypse”, en Revue de Théologie et de Philosophie, núm. 21, 1972, pp. 65-80. En español: “El Cristo del Apocalipsis”, en Selecciones de Teología, vol. 13, núm. 49, enero-marzo de 1974, www.seleccionesdeteologia.net/selecciones/llib/vol13/49/049_bovon.pdf.

El Cordero degollado triunfa en la resurrección

La manera tan peculiar con que el Apocalipsis relee los sucesos del Calvario está fundamentada en el capítulo 5. El vidente, elevado al cielo, asiste a la entronización del Cordero, crucificado y resucitado. En el 12, nos describe el nacimiento del hijo de la mujer coronada y después su elevación a los cielos, bajo la amenaza del dragón. El 22, finalmente, evoca las bodas del Cordero con su Iglesia. También en los textos litúrgicos que jalonan la obra aparece la riqueza cristológica. En 1,4-6, la fórmula litúrgica culmina en una descripción de la obra redentora. La referencia litúrgica a Cristo nos acompaña a lo largo de toda la obra hasta el último verso donde la doxología se cambia en intercesión (22,20-21). Finalmente, la profusión cristológica estalla en un tercer nivel: los títulos y figuras.

En primer lugar, el título de Cordero que predomina, de forma inédita en el NT, para designar al Cristo victorioso de la muerte, conductor de su pueblo, árbitro del universo y asociado a Dios. Seguidamente la presencia discreta de los títulos tradicionales: Hijo de Dios, Señor, Hijo del hombre, Cristo comprendido de manera arcaica o arcaizante, como el Mesías de las profecías antiguas. Finalmente una multitud de expresiones, muchas de ellas propias del Apocalipsis: el príncipe de los reyes de la tierra, el primer nacido de entre los muertos, el señor de los señores, el rey de reyes, la palabra de Dios, el verdadero, el santo, el fiel, el amén, el vástago de David, la estrella brillante de la mañana, aquel que sondea las entrañas y los corazones, el que tiene la llave de David, el que sostiene las siete estrellas en su derecha, el primero y el último, el alfa y el omega, el comienzo y el fin, el principio de la creación de Dios y, sobre todo, el viviente y el testigo fiel. […]

El Cordero triunfante, el Siervo de Isaías y el Mesías Jesús de Nazaret

Según Comblin es necesario subrayar la influencia preponderante del Deutero-Isaías, su figura del Siervo y la idea de un proceso divino contra las naciones. Así el Cordero del Apocalipsis representa al Siervo de Isaías, sufriente y luego glorificado, cuya función es salvar a Israel y testimoniar, es decir, iluminar y juzgar a las naciones. Testimonia contra las naciones en el juicio escatológico que Dios envía contra ellas. En la figura del Siervo inserta Comblin los otros dos componentes cristológicos que descubre: el Hijo del hombre de Daniel y el Mesías de los profetas, quedando así transformados los dos títulos y sus funciones. […]

Juan subraya la continuidad entre el Resucitado y Jesús de Nazaret por medio de la utilización del nombre propio de Jesús. Para él, Jesús se caracteriza por el don que ha hecho de su vida. Él es el Cordero que ha ofrecido su sangre para que los rescatados puedan blanquear sus vestidos (7,14). Y este don se reencuentra en el otro extremo de la historia: el Hijo del hombre promete los bienes escatológicos a los creyentes fieles. Es importante subrayar la naturaleza relacional de este acto oblativo: el gesto tiene sentido si la comunidad lo acepta y lo proclama. […] 

El Resucitado es testigo

Así el Resucitado es testigo ante Dios y el mundo, a lo largo del proceso que se desarrolla entre los hombres y su creador. Frente a las naciones anuncia ahora el exclusivismo de la fe (3,7). Frente a Dios presenta las inculpaciones que tiene contra los hombres. Una ambigüedad parecida, Cristo inactivo y activo a la vez frente a las naciones, caracteriza el período último de la historia. Así aparece en los capítulos: 14; 18; 20,11-15. El Cordero parece reservar todos sus cuidados para su esposa que se prepara para las bodas. La visión del capítulo 19 describe un Cristo singularmente activo en la Parusía. Identificado con la Palabra de Dios se presenta como el adversario de toda oposición a Dios. […]

Juan atribuye al Cordero la mayor parte de los títulos de Dios: el Señor, el Santo, el Alfa y Omega. En lugar de decir, como el resto del NT, que se sienta a la derecha de Dios, se atreve a proclamar que se sienta con Dios en el mismo trono. Con todo, la identificación no es completa. Cada persona guarda su identidad propia: Dios es el Padre, Jesús es su Hijo. El Espíritu no obtiene, según parece, un rango tan elevado como el Hijo en la jerarquía celeste: tiene un lugar delante del trono de Dios, está junto a la Iglesia. Presente en la tierra, para reagrupar a Israel, une su voz a la de la Iglesia: «El Espíritu y la esposa dicen: ¡Ven!» (22, 17). Aparece más como la relación misma que une al Cordero con su Iglesia, que como una criatura enviada de parte de Cristo. […]

El Cristo del Apocalipsis es a la vez escondido y conocido. Limitado por su cruz, es ilimitado por su futuro. Lo terminó todo en el Gólgota y, con todo, le queda por hacer. Lo que debe hacer parece al mismo tiempo mínimo y decisivo. Mínimo pues el movimiento fue dado en Pascua, decisivo pues aún se debe operar el paso de lo invisible a lo visible (1,7). A diferencia de diversas corrientes del cristianismo primitivo, Juan, el profeta, orienta resueltamente el Cristo de la fe hacia el futuro. […]

El Cordero prepara a la iglesia para la vida

El Cristo del Apocalipsis prepara a sus comunidades para afrontar el mundo de los hombres cuya dureza no oculta. Ataca con violencia el mesianismo político. Enseña cómo la tenencia del poder, favorecida por una ideología religiosa, aliena o puede alienar a los hombres. En una visión última, cuenta con el derrocamiento del poder opresivo y la liberación del hombre (Cfr 20,4-6; 21,6-7). El Cordero, en cuanto testigo, dice al mundo la Palabra de Dios y anuncia a Dios lo que reprocha a los hombres. Esta palabra es eficaz, es acción. La escena del jinete con la espada en la boca (19,2 ss), es suficiente para mostrarlo. Esta palabra eficaz no olvida su referencia a Dios que le da su poder y su verdad. Palabra verdadera, descubre las maquinaciones de la tiranía: percibe justamente, describe con precisión, critica inexorablemente. […]

El testigo implacable, su inexorable crítica, sólo permite una violencia: la que se hace a él. La suerte del testigo verdadero ha desembocado en la muerte. No porque se levante como el campeón de una teología del más allá y de una ética masoquista, sino porque reivindica la creación de Dios y practica la ética de la vida. Para establecer y transmitir esta vida, debe luchar con la palabra y soportar aparentes derrotas. En esta dialéctica de la intención política y los medios no violentos se explica el título que domina la cristología del Apocalipsis: el Cordero. No el dulce cordero de la iconografía piadosa; sino el Cordero triunfador, viril, de pie, llevando en su cuerpo la señal de su muerte. Una muerte que ha proclamado nuestra vida y la comunica.

Coplas para el resucitado 

1
El Señor resucita en el tiempo,
¡y hoy cantamos con todo vigor!
No podía la muerte vencerlo,
pues su Padre promesa le dio
de volverlo a su gloria de siempre
luego de ayes, tristeza y dolor.
2
El Cordero bendito de Dios,
traspasado y vencido en la cruz,
recupera su trono de gloria
y abre allí la ventana de luz:
con su vida renueva la nuestra
y se sienta a la diestra de Dios.
3
Resucita y retoma la vida,
nuevamente adquiere esplendor:
es creador y dador de existencia,
no podía morir sin vivir.
Hoy levanta la enseña de gloria
y justicia nos viene a traer.
4
Angustiado en momentos inermes
el Cordero hace suyo el vivir,
justifica a los suyos y viene
de la muerte de nuevo a existir
con las huellas del duelo en el cuerpo
rescatado, animado, exaltado.
5
Su enemigo creyó derrotarlo
al mirarlo en la angustia total:
no sabía la fuente de gracia
que la vida le haría recobrar
y así dar a su pueblo certeza
de que vida venía a entregar.
6
Retomemos su triunfo anhelantes,
concretemos su vida en la lid
cotidiana, constante, gozosa,
donde siempre nos viene a ayudar.
Pues su triunfo de vida es el nuestro
y a su lado nos hace vivir.

Tags : , , , , , , , , , ,

Bad Behavior has blocked 1213 access attempts in the last 7 days.