Posted On 16/02/2015 By In Biblia With 7241 Views

Metodologías de lecturas populares de la Biblia

“El Señor me ha hospedado en este mundo
hecho por sus propias manos.
Ha puesto un fino aire transparente para que yo pueda
Respirarlo y ver al mismo tiempo a través de él los
hermosos paisajes, los rostros amados, el cielo azul.
El Señor ha puesto el sol que alumbra mis pasos en el día,
y la luz mitigada de las estrellas que vela mi sueño por
las noches. Ha sujetado el mar a mis pies con una cinta
de arena y la montaña con una raíz de flor.

El Señor ha soltado, en cambio, los ríos y los pájaros
que refrescan y alegran el mundo que me ha dado, y ha hecho crecer también la blanda hierba, los flexibles arbustos, los buenos árboles, prendiéndoles collares de rocío, racimos de frutas, manojos de flores, para regalo de mis labios y mis ojos.

Todo esto ha hecho el Señor. Y, sin embargo, Yo, como huésped rústico,
me muevo con torpeza y con desgana, sigo extrañando vagamente otras cosas…
No sé qué intimidad, qué vieja casa mía…” (Dulce María Loynaz)

La lectura popular (comunitaria) de la Biblia libera a la misma Biblia de aquel lema “Sola Scriptura”. Bien lo dijo Paul Ricoeur: “los textos separados de una comunidad viva se reducen a un cadáver sobre el cual sólo puede realizarse una autopsia” (Ricoeur 1998: 25); la libera también de manos de las estructuras académicas y religiosas y rompe con la dicotomía “lector profesional- lector común o empírico”. La mirada del otro y de la otra permite encontrar en el texto lo que mi mirada no encuentra. Por eso “la multiplicidad de personas, cada una de ellas indispensable, es necesaria para producir todas las dimensiones del significado; la multiplicidad de significados se debe a la multiplicidad de personas” (Levinas 1989: 145).

Las metodologías de lecturas populares de la Biblia, según nos lo recuerda Hans de Wit “es una manera de leer la Biblia en la que todo es fluido e inmediato. En donde juego, sentimiento, experiencia, espiritualidad, cotidianeidad y espontaneidad reciben el lugar que les corresponde en el proceso hermenéutico (interpretativo)” (De Wit 2010: 41).

El siguiente testimonio busca explicar el significado de la palabra “método”, antes de mencionar el contenido de las metodologías de lecturas populares  bíblicas que desarrollaremos en el estudio de Génesis 2- 4.

“La comunidad donde nací está enclavada en la Sierra Madre de Chiapas, México. De niño, muy de mañana caminaba de la casa de adobe que me vio nacer a la Escuela Primaria “Fray Bartolomé de las Casas”. Recuerdo que para llegar a ella existen varios caminos: el camino principal pasa por en medio de la comunidad, es un camino ancho, con partes pedregosas, partes de tierra negra, y partes de tierra colorada. Los otros caminos: veredas, creadas por los niños y niñas y por los habitantes de la comunidad; las veredas son angostas, enmontadas por ambos lados, y trilladas por las huellas de los caminantes. Todas las veredas conocidas, y las no muy conocidas, igual que “el camino principal”, si nos proponíamos “ir a la Escuela”, nos llevaban a ella. Desde allí comprendí que para llegar a un punto no existe un solo camino. Hay caminos anchos, angostos, enmontados, con espinos, que nos llevan al mismo fin propuesto. Grave error es canonizar uno de esos caminos y excluir a los otros, que también pueden llevarnos al mismo lugar.»

Digamos ahora que la Escuela “Fray Bartolomé de las Casas” es la Biblia, y que los distintos caminos que nos llevan a ella, son los métodos de estudio bíblico, conocidos y por conocer; cada método (camino) tiene sus propias complicaciones e implicaciones, que si bien es cierto, lo hace diferente a los demás, también converge con los otros.

Los métodos que a continuación citaremos y describiremos han sido tomados del texto “peregrinos de la Biblia” (Métodos para que el pueblo lea la Biblia) de Javier Saravia, con algunas adaptaciones nuestras.

  1. Método de la llovizna (del gotero)

Lectura bíblica: “porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié” (Isaías 55: 10- 11).

Explicación del método: la Palabra nos ha llegado como la lluvia y refresca nuestro ser. Cada gota que cae en la tierra la vuelve fértil. Los campesinos se alegran cuando ven llegar la primera lluvia.

Este método consiste en leer y comentar versículo por versículo. Los pasos principales son:

  • escoger un texto bíblico;
  • leer el texto escogido (versículo por versículo en forma circular);
  • comentar el texto (narrarlo con nuestras propias palabras y expresar lo que hemos entendido. Lo que dice uno hace pensar a otro y así se recalca o se complementa y a veces hasta se contrapone)
  • extraer el mensaje del texto;
  • oraciones espontáneas para agradecer a Dios cada gota de agua viva que nos ha dado a lo largo de nuestro caminar.
  • compartir en la plenaria lo que se ha comentado en grupo.

Sugerencias: formar grupos proporcionales dependiendo del total de asistentes (preferentemente personas de diferentes comunidades, confesión religiosa, partido político). Una persona del grupo debe coordinar teniendo en cuenta la presentación de cada integrante.

  1. Método de la Buena Noticia/de la Siembra (Método del Mensajero)

Lectura bíblica: “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no si no fueren enviados? Como está escrito: ¡cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! (Romanos 10: 14- 15).

Explicación del método: el Mensaje de Dios es una buena noticia para todos y todas, especialmente para quienes son excluidos y perseguidos por las estructuras políticas y religiosas dominantes, para los que luchan por un mundo de justicia y equidad, para los más vulnerables e ignorados. Tiene como fin motivarnos a estar atentos para escuchar las Buenas que nos trae la Palabra, enseñarnos a analizar esa Buena Noticia y animarnos a salir para comunicarla con nuestra palabra y estilo de vida.

Los pasos de este método son:

  • escoger un texto;
  • leer atentamente el texto escogido (¿qué buena noticia hay en este texto? Meditamos en silencio (“el silencio constituye el paisaje de la Biblia.” A. Neher 1979: 121) y pensamos en alguna Buena Noticia que nos haya llamado más la atención. Volvemos a leer el texto y anotamos todas la Buenas Noticias que encontremos;
  • seleccionar las Buenas Noticias (seleccionar la que el grupo considere la más importante para analizarla con profundidad);
  • analizar las Buenas Noticias seleccionadas (el análisis se hace una por una; ante cada Buena Noticia se buscan en el texto escogido los hechos y palabras de Jesús que la afirmen y la confirmen, y formulamos las preguntas:
  • ¿Por qué es Buena esta Noticia?
  • ¿Para quiénes es Buena esta Noticia?
  • ¿Quiénes no aceptan, ni cumplen esta Buena Noticia?
  • Aceptar, cumplir, anunciar la Buena Noticia (compromisos concretos)
  • Oraciones espontáneas para recordar y agradecer las Buenas Noticias que hemos recibido en la vida.
  • Llevar la palabra del grupo a la plenaria.
  1. Método del Morral

Lectura bíblica: “No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino. Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsa que no se envejezcan, tesoros en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye. Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón” (Lucas 12: 32- 35).

Explicación del Método: el morral es una bolsa donde el campesino echa lo más necesario para su camino, para su trabajo: un poco de comida, pozol, la lima para afilar el machete; además de la Biblia, los papeles y temas de estudio. En este método las personas o grupos cuentan con una guía  donde se encuentran explicados los pasos a seguir, algunas preguntas comentarios, meditaciones, celebraciones, sugerencias de cantos, etc.

  • ¿Qué hacen los personajes del texto?
  • ¿Cómo actúan?
  • ¿Qué nos enseñan?
  • ¿Cómo ilumina todo esto nuestra vida?
  1. Método de los tres pasos: “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena;..” (Mateo 7: 24- 26).

Explicación del Método: llamamos TRES PASOS a este método, porque escuchar y practicar la Palabra es como un camino donde se siguen los pasos de VER, PENSAR, ACTUAR. La Comunidad escucha y mira la vida y el texto; luego reflexiona, juzga la situación a la luz de la fe y de la Palabra de Dios; y finalmente planifica y realiza las acciones.

-Partir de la vida al texto (eiségesis): tomando en cuenta que la primera Palabra de Dios es la Vida, la Comunidad escoge un hecho de vida. Escucha y mira esa situación. Se informa, recoge datos, analiza la realidad, conoce los hechos. Luego la Comunidad busca uno o varios textos bíblicos que puedan iluminar, diagnosticar y juzgar la situación a la luz del Plan de Dios. Finalmente se organiza la acción para volver a la vida y transformar la realidad conforme al Proyecto de Dios. Se parte de la vida, se llega al texto, y se retorna a la vida (Croatto le llamó “círculo hermenéutico”).

-Partir del texto a la vida (exégesis): la Comunidad lee un texto bíblico. Trata de ver las a las personas que aparecen (actores), las acciones que hacen y de oír las palabras que dicen. Luego la Comunidad piensa sobre el significado del texto que ha visto y oído. Busca la luz, el mensaje que aportan las personas con sus hechos y palabras. Por último se concretiza  el texto en un compromiso de vivirlo en la vida.

A continuación los pasos más característicos de este método:

  • Recorrido: desde el texto bíblico a la vida:
  1. Partimos de un texto bíblico escogido o señalado:
  2. Ver a las personas que aparecen (VER), lo que hacen o dicen (OÍR). Leer atentamente el texto completo.
  3. Reflexionamos sobre lo que hemos visto y oído en el texto: formulamos una serie de preguntas, se sugiere que éstas comiencen con ¿Por qué? y ¿Para qué?
  • ¿Por qué las personas que encontramos en la lectura harían esos hechos y dirían esas palabras?
  • ¿Para qué nos sirven las experiencias y ejemplos de esas personas?
  • ¿Qué palabras nos llaman más la atención? ¿Por qué?
  • ¿Cuál es el mensaje central que encontramos?
  • ¿Por qué nos da luz para juzgar nuestra propia realidad de hoy? (PENSAR, ACTUAR).
  • Planificamos, organizamos y realizamos las acciones: se sugiere que las preguntas comiencen con: ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Quién?
  • ¿Cómo vamos a vivir, practicar esta lectura?
  • ¿Cuándo, dónde y quiénes vamos a realizar los compromisos que nos pide como respuesta a la Palabra de Dios? (ACTUAR).
  1. Método del Teatro Bíblico

Texto bíblico: “Aconteció en los días que gobernaban los jueces, que hubo hambre en la tierra. Y un varón de Belén de Judá fue a morar en los campos de Moab, él y su mujer, y dos hijos suyos. El nombre de aquél varón era Elimelec, y el de su mujer, Noemí; y los nombres de sus hijos eran Mahlón y Quelión, efrateos de Belén de Judá. Llegaron, pues, a los campos de Moab, y se quedaron allí. Y murió Elimelec, marido de Noemí, y quedó ella con sus dos hijos, los cuales tomaron para sí mujeres moabitas; el nombre de una era Orfa, y el nombre de la otra, Rut; y habitaron allí unos diez años” (Rut 1: 1- 4).

Explicación del Método: varios relatos bíblicos se pueden presentar y representar como obras de teatro. Y en eso consiste este método, en representar los relatos. Los actores representan a los personajes bíblicos y actúan para representar la vida, hechos y palabras del pasado, de acuerdo con el relato en cuestión. Es recomendable que los actores se vistan como personajes del pasado y se metan y comprendan el relato. Se puede recurrir al teatro mudo para no memorizar ningún texto.

Los pasos principales de este Método son:

  1. Escoger un texto para estudiar y representar;
  2. Leer y estudiar detenidamente el texto: encontrar e identificar a los personajes: ¿qué personajes aparecen? ¿qué hacen? ¿qué dicen? Leer nuevamente con mayor atención sus acciones y palabras; interpretamos lo que hemos visto y oído en la lectura, ¿cuál es el significado de todo esto? ¿cuál es el mensaje que Dios nos quiere dar en esta Palabra?
  3. Preparar la representación: (aclarar si es mudo o hablado) Los miembros del grupo se ofrecen o son invitados a representar los papeles de los personajes que aparecen en el texto, van repasando el orden de las escenas, cada actor comenta lo que hace y dice su personaje.
  4. Hacer la representación teatral: preparar el espacio, no dar la espalda al público a la hora de actuar, modelar la voz, hacer ademanes, actuar con naturalidad.
  5. Abrir un diálogo con el público: responder preguntas aclaratorias de lo representado. Tratar de resumir el significado y el mensaje del texto

6. Método de la palabra clave:

Texto bíblico: “Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas” (Deuteronomio 22: 14).

Explicación del Método: La palabra “clave” significa “llave”. Con una palabra “llave” abrimos la vida  y abrimos la Biblia para entrar y escuchar la Palabra de Dios. Inclinamos nuestros oídos al clamor del pueblo y formulamos una Palabra- Clave que responde a ese clamor. Buscamos unir el Libro de la Vida al Libro de la Biblia. Partimos del pre- texto, la realidad del mundo y pasamos al texto, el tejido de letras y palabras escritas para sacar el mensaje y volvemos al contexto de la comunidad para celebrar la lectura de la Vida y de la Biblia.

Los pasos de este Método son:

A. Buscar la Palabra Clave en el texto: ver de cerca el texto, conocer su lenguaje, estilo, género literario (si es carta, poesía, narración, profecía, apocalipsis), su contenido y divisiones. Podemos formular las siguientes preguntas básicas: ¿qué personajes aparecen en el texto? ¿qué hacen esas personas? ¿qué palabras dicen? ¿cuál es el género literario en que está escrito el texto? Vemos también la situación del pueblo, y la realidad donde surgió el texto. Consideramos los aspectos económico, político, social e ideológico del nivel del hecho y de la redacción del texto. Tratamos de descubrir cómo se comunica o revela Dios a su pueblo. Buscamos cuál es el mensaje del texto para el pueblo de aquel tiempo, y la posición que se toma ante el conflicto. De ahí buscamos actualizar el texto, aplicarlo al ahora (¿cuál es el mensaje que trae este texto a la iglesia perseguida?)

B. Abrir el Libro de la Vida: con la Palabra Clave hacemos algunas preguntas generales para abrir el mundo y conocer la realidad de la vida

7. Método de la Entrevista:

Texto bíblico: “Y Amasías dijo a Amós: Vidente, vete, huye a tierra de Judá, y come allá tu pan, y profetiza allá; y no profetices más en Bet- el, porque es santuario del rey, y capital del reino. Entonces respondió Amós, y dijo a Amasías: No soy profeta, sino que soy boyero, y recojo higos silvestres. Y Jehová me tomó de detrás del ganado, y me dijo: Ve y profetiza a mi pueblo Israel” (Amós 7: 11-15)

Explicación del Método: le llamamos “Entrevista” a este método, porque hace el estudio bíblico a la manera de entrevista o diálogo vivo. Vamos al pasado a conocer, por ejemplo a la mujer samaritana y a Jesús, y los entrevistamos, les preguntamos sobre su vida, hechos, palabras, problemas, y luego nosotros comunicamos las respuestas como respondiendo las preguntas del entrevistador.

Los entrevistadores salen desde su situación actual y llevan muy presente la realidad que viven, para ir a entrevistarse con los personajes bíblicos: conocer su vida, intercambiar experiencias, traer algún mensaje. Los entrevistados responden desde el pasado. Las respuestas las van sacando del mismo texto.

Para realizar la entrevista sugerimos las siguientes preguntas básicas:

¿Cómo se llama usted?

¿Dónde vive?

¿A qué se dedica? ¿Por qué se dedica a esto?

¿Cuáles son los principales problemas de su tiempo? (en lo político, económico, social e ideológico).

¿Quién es Dios para usted?

¿Qué concepto tienen los demás de usted?

¿Alguna experiencia de su vida que lo ha marcado?

8. Método de la Meditación

Texto bíblico: ¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación. Me has hecho más sabio que mis enemigos con tus mandamientos, porque siempre están conmigo. Más que todos mis enseñadores he entendido, porque tus testimonios son mi meditación (Salmo 119: 97- 99).

Explicación del Método: llamamos MEDITACIÓN a este método porque usamos la mente para hacer una “reflexión espiritual” sobre el texto. Con nuestra razón buscamos entender (leer por dentro y por detrás de las palabras) lo que nos dice el texto para nosotros hoy. La meditación es pieza clave del método conocido como “lectio divina” (lectura orante de los textos bíblicos), igual que la contemplación, la lectura, la oración y la acción.

La meditación tiene tres momentos especiales:

  • Rumiar: repetir, masticar el texto para exprimir su jugo y descubrir su significado;
  • Dialogar: conversar con el mismo autor de la Palabra, con Dios, es el mejor modo de conocer y comprender lo que Él nos quiere decir. En ese diálogo se van aclarando las cosas y compenetrando en el mensaje.
  • Actualizar: escuchar lo que Dios nos habla hoy.

Es necesario preparar el lugar de meditación de acuerdo al texto escogido. Podemos cerrar los ojos para entrar en contemplación, para ir saboreando, gustando interiormente el texto. Uno del grupo puede ir leyendo pausadamente mientras nos imaginamos a los personajes y los lugares, oímos sus palabras, disfrutamos sus silencios, sus estados de ánimo.

Finalmente hacemos una lista de las acciones positivas inmersas en el texto y que podemos llevar a la práctica.

9. Método del Tema Especial

Explicación del Método: llamamos así a este método porque nos sirve para estudiar algunos asuntos o materias de especial interés y cuando queremos encontrar qué dice la Biblia sobre algunos temas de estudio.

10. Método del Libro Completo

Explicación del Método: trata de hacer una lectura continuada y completa de todo un libro de la Biblia, o de algún conjunto de textos bíblicos bastante amplio. Nuestra lectura debe responder a una serie de preguntas: ¿Qué estoy leyendo? ¿Quién lo escribió? ¿En qué estado anímico se escribió el texto? ¿Cuándo lo escribió? ¿Dónde lo escribió? ¿A quiénes? ¿Con qué propósito?

11. Método de los Siete Pasos

1. Partir de la realidad.

2.  Conocer el texto. ¿De qué trata? ¿Quiénes? ¿Cuándo y Dónde? Palabra significativas.

  1. Conocer el contexto de la redacción. ¿Quién lo escribió? ¿A quién lo escribió? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿A qué problema trata de responder?
  1. Conocer el contexto de los hechos.

¿Qué estaba pasando en lo económico, político, social, ideológico? ¿Cómo se vivía la religioso?

  1. Mensaje para el tiempo de los hechos.

¿Qué experiencia de Dios tuvieron con aquellos acontecimientos? ¿Cómo era el Dios que experimentaron? ¿Qué rostro o características tenía? ¿Qué les pedía o les decía?

  1. -Mensaje para el tiempo de la redacción

En este texto ¿Dónde está Dios? Personas, acontecimientos, lugares. Ese Dios ¿Qué características tiene?  ¿Cómo es? ¿Qué mensaje le daba este texto al pueblo de aquel tiempo?

7.- Mensaje para la actualidad

A ese Dios, ¿Dónde lo encontramos hoy? Personas, acontecimientos, lugares. ¿Qué mensaje nos ofrece el texto para nuestra realidad? Sacar un lema y un compromiso.

“Leer la Biblia es encontrarse con el Otro y con los otros. Los textos bíblicos no son objetos sobre los cuales se puede ejercer poder empleando los métodos adecuados. No, los relatos bíblicos son lugares junto a un pozo o junto a un fuego (en una parcela) donde la gente puede encontrarse. Es como dice el Talmud: los textos sagrados son centinelas. Fuego escondido en las cenizas. Con su aliento, los lectores y las lectoras los convierten en nueva luz. Cuanto más aliento, más luz” (De Wit 2010: 304).

Tags : , , , , , , , , , , ,

Bad Behavior has blocked 787 access attempts in the last 7 days.