Posted On 13/02/2012 By In Pintura With 1342 Views

«Los nadies»: Mi nombre es Asur

Mi nombre es Asur (Obra de Antonio Soto)

Mi nombre es Asur, frecuentemente pienso que no vale la pena vivir, porque es continuar con mis pesadillas, revivir una y otra vez las mismas escenas y volver a sentir el mismo miedo. (Víctima de Trauma de guerra)

Yo no conocía a Asur, no conocía ni su nombre, ni su historia. Sin embargo había crecido desde mis pinceles, había buscado su rostro en otros rostros y al final lo había pintado. Le saqué una foto con mi móvil y me lo llevé conmigo. Pocos días después en un encuentro universitario alguien al ver la foto me dijo: -Yo conozco a ese niño. -¿Sí?- me extrañé yo. – Sí, -me respondió- No recuerdo su nombre, pero sí  su historia y me acuerdo perfectamente de su mirada, es un niño que vive en Grozni, Chechenia, y ha sufrido traumas de guerra.

Yo le llamé Asur,  pude ponerle otro nombre, también otro rostro, guerras, al fin y al cabo, hay en todo el mundo y siempre causan traumas. El proceso de creación de estos cuadros normalmente  termina cuando ya tienen su nombre, en ese momento es como si alcanzaran su plenitud y se desligaran del cordón umbilical de mi creación.

¿Por qué darles un nombre? Eduardo Galeano en el Libro de los Abrazos nos habla de los nadies, los ningunos, los ninguneados, los que no tienen nombre, sino que son un número.

Así que me he propuesto dar un nombre a cada uno de ellos, rescatarlos de las estadísticas, por muy impactantes que éstas sean. Me he propuesto que tú, como espectador,  te puedas dirigir a ellos por su nombre, no por su tragedia.  Que podáis intercambiar vuestro nombre, al igual que vuestras miradas.

Yo lo hago, me acerco a Asur, él se presenta breve y dolorosamente, entonces me presento yo y tras mi nombre silencio. En su mirada hay odio, sí, pero también tanto miedo…Me sigo acercando, incluso extiendo una mano pidiendo con ese gesto permiso para tocarle. Lo siento Asur, logro balbucear con una voz rota, es muy probable que nunca entienda la magnitud de tu tragedia, sólo espero que tú entiendas que tras mis pasos hacia ti, tras mis palabras, tras mi mirada, tras el deseo de darte nombre, sólo está el deseo también de darte las gracias, gracias por haber surgido de un lienzo en blanco y dar vista a  mi corazón.

Tags : , ,

Bad Behavior has blocked 471 access attempts in the last 7 days.