Posted On 20/05/2015 By In Libros With 1960 Views

Spiro: Dolor, duda, esperanza fe y lucha

spiro lEn una ocasión, una joven alumna me preguntó por el significado de la palabra teología, a lo que respondí: “Teología es el discurso que intenta teorizar sobre Dios.” No sé si esta respuesta se adapta del todo al amplio espectro de disciplinas, experiencias y posibilidades que nos ofrece una materia tan omniabarcante como ésta, y sin embargo es lo que respondí, tal vez sin haber reflexionado demasiado y con la aspiración imposible de hacerme entender. Pero es así; al fin y al cabo la teología, como ciencia, pretende hacer un discurso posible de lo imposible: ¿Cómo se puede dominar a Dios únicamente a través de un uso, más o menos culto, del lenguaje?

El libro que nos ofrecen Chacón y Cabezas nos presenta una forma de hacer teología desde el lenguaje, sí –no tenemos otra forma de entender, interpretar y hacernos cargo de nuestro mundo- pero también desde una experiencia vivida y existencial de Dios que todos y todas compartimos. El dolor, la duda, la esperanza y la lucha, tan presentes en nuestras vidas, independientemente de nuestro lugar de origen, nuestra raza, nuestra identidad de género o nuestros compromisos personales no sólo nos hacen diferentes, sino que ante todo y sobre todo nos igualan como seres humanos que forman parte de un mismo mundo y que, en muchos aspectos, participan de sus luces y sus sombras.

El lenguaje de Spiro es cercano, pero no por ello carece de profundidad. Esto se debe a que, en mi opinión, se escribe desde las entrañas y desde una experiencia cotidiana de Dios muchas veces contradictoria, ajena a nuestras expectativas, lejana a las bellas promesas que muchos nos han hecho, tal vez sin mala fe aunque sí con mucha falta de sensibilidad y de solidaridad humana. Sin duda, este libro interpela a esos “teólogos” que pretenden tener respuesta para todo a las contundentes palabras de Job:

Lo que vosotros sabéis yo también lo sé, no soy menos que vosotros.
Pero quiero hablar al Todopoderoso y deseo argumentar con Dios.
Mas vosotros sois forjadores de mentiras; todos vosotros sois médicos inútiles.
¡Quién diera que guardarais completo silencio y se convirtiera esto en vuestra sabiduría!

No se muy bien por qué, pero siempre que pienso en “teología”, con su lenguaje tan rebuscado, tan especializado, tan incomprensible y tan lejano para la mayoría de los mortales, pienso en la famosa “Navaja de Ockham”: “En igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la correcta.” Y entonces me pregunto cómo hemos sido capaces de obviar la explicación más simple y esconder la sencillez de Dios y de su voluntad para la humanidad en un montón de palabras vacías de significado y, lo que es más importante, absolutamente ajenas a las experiencias cotidianas de la mayoría de nosotros.

Spiro pretende precisamente eso: hacer teología desde la experiencia cotidiana; desde un lenguaje que pone palabras a sentimientos, sufrimientos, dudas y vivencias compartidas; en definitiva, no pretende teorizar sobre Dios, sino acercar a Dios a la vida, a las personas, sin distinciones, sin exclusiones, sin reticencias. ¿Y acaso no debería tratar de eso la verdadera teología? ¿No fue esa la manera de hacer teología la que nos enseñó el maestro galileo?

Hace ya algunos años, cuando aún era estudiante de seminario, aprendí a valorar una extraña habilidad de uno mis profesores más estimados, a saber, hacer de lo incomprensible algo comprensible; conseguir que la teología fuera para mí un camino asequible y fascinante. Spiro, en mi opinión, hace teología de ese tipo, de la que conecta con la vida y con la experiencia de las personas, y nos aporta una nueva posibilidad de acercamiento a una disciplina hasta ahora relegada a expertos y académicos.

Tags : , , , , , ,

Bad Behavior has blocked 998 access attempts in the last 7 days.