acusaciones Tag

“¿Acaso somos nosotros también ciegos?”, le preguntaron unos fariseos a Jesús. Nuestro Señor les respondió, “Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; mas ahora, porque decís: Vemos, vuestro pecado permanece” (Jn. 9:40-41). Y es que no hay peor cosa que creerse y confesar a tiempo y a destiempo, que somos “guía de los ciegos, luz de los que están en tinieblas” (Ro. 2:19), sin caer en la cuenta de que, en el mejor de los casos, estamos afectados por puntos de ceguera existencial. No pertenece a la fe en Jesús la soberbiaRead More

Bad Behavior has blocked 669 access attempts in the last 7 days.