André Trocmé Tag

Hannah Arendt hizo famosa la expresión “banalidad del mal” en su estudio sobre la personalidad de Eichmann, el arquitecto de la infraestructura del genocidio nazi de los judíos. Con esa expresión se refería la pensadora judía a que el mal no tiene profundidad, que muchas veces es fruto de la irreflexión y que es llevado a cabo por individuos grises o corrientes, no por monstruos o demonios. Pero, ¿podemos decir lo mismo sobre el bien?  Enrico Deaglio, por analogía y  contraste,  tituló su obra sobre Giorgio Perlasca (el embajador queRead More

Bad Behavior has blocked 720 access attempts in the last 7 days.