belleza Tag

Ningún texto del Nuevo Testamento capta la maravilla de la Navidad mejor que el prólogo del cuarto evangelio: «El Logos (la Palabra) era Dios… y aquel Logos fue hecho carne, y habitó entre nosotros» (Jn 1:1,14). ¿Puede haber una expresión más hermosa, y a la vez más profunda, del significado del nacimiento del Hijo de Dios como hijo de María e «hijo de hombre»? Extraña mucho la identificación de Cristo como «el Logos» en el prólogo de un libro en cuyas páginas nunca se vuelve a llamar por ese título,Read More

Bad Behavior has blocked 734 access attempts in the last 7 days.