socorro Tag

Posted On febrero 1, 2022By Ignacio Simal CampsIn Opinión, portada

Dios como socorro | Ignacio Simal

  «Si acostado te recuerdo, no duermo pensando en ti; pues tú eres mi socorro, bajo tus alas me regocijo. Estoy adherido a ti, tu diestra me sostiene» (Sal. 63:7-9 BTI)   Dios, Padre de Jesús el Mesías, debe ser el centro neurálgico de nuestra existencia. Y tener a Dios como centro, es hacer nuestros sus valores, deseos y sueños. Ese centro es el que debe determinar nuestros discernimientos, nuestro camino y nuestras opciones. Vemos, tanto la realidad que nos rodea como a los seres humanos que nos acompañan, aRead More

Posted On diciembre 11, 2021By Isabel PavónIn Opinión, portada

¿Dios solo cuida de los que creen en él? | Isabel Pavón

Guárdame como a la niña de tus ojos; escóndeme a la sombra de tus alas. Salmo 17:8   Ayer llovió muchísimo, pero hoy no. La mañana resulta agradable. El sol asoma por el horizonte. Los pajarillos comienzan a desperezarse en sus nidos y el murmullo de la ciudad, poco a poco, se hace patente. Una madre camina con su hijo hacia el colegio. Tiene prisa y le molesta tener que esquivar los charcos que aún permanecen en la acera. No puede permitirse perder el tiempo. Aún así se da cuentaRead More

Posted On enero 12, 2021By Eva Delás OrtegaIn Columna, Opinión, portada

ÁNGELES SIN ALAS | Eva Delás

He. 13:2; 1:14 – «No os olvidéis de la hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles… ¿no son todos los ángeles espíritus dedicados al servicio divino, enviados para ayudar a los que han de heredar la salvación?”   Miércoles 24 de octubre de 2018, ayer salí de Reanimación. Me siento agotada, confusa y desanimada. Hace tres días que nacieron mis hijas. El dolor se impone a la alegría que debería invadirme pensando en la posibilidad de poder abrazarlas por primera vez. No quiero recordar lo sucedido. Me sientoRead More

Posted On diciembre 22, 2020By Eva Delás OrtegaIn Columna, portada

Socorro | Eva Delás

  A ti, querida compañera. Digo querida por empezar de forma coloquial y educada, no por que te quiera, no te quiero, de hecho a veces te odio, te evito, te escondo debajo de cualquier lugar que te haga desaparecer al menos por un tiempo, unos días, horas…. pero vuelves aquí, delante de mi, salpicando mis pasos de inseguridad e incertidumbre en el momento más inesperado. Miro hacia arriba y no logro ver tu cima, se ve oscuro, interminable, una arboleda inmensa lo cubre todo. Te instalas en mi horizonteRead More

Bad Behavior has blocked 1152 access attempts in the last 7 days.