Posted On 29/04/2015 By In Biblia, Opinión With 1767 Views

Nuevos comienzos

Para Andy y Ruti, que comparten dolores[i]

Después de la transgresión de Adán y Eva, Dios estableció nuevas reglas para este a veces alegre, a veces pesado juego que es la vida. Ante una situación no planeada hombre y mujer se sintieron desprotegidos, temerosos, confundidos y, sin saber cómo continuar. Las palabras registradas en Génesis 3,16-20 son las pautas que Dios establece para la nueva condición humana y un buen pivote para reflexionar sobre cómo afrontar de acuerdo con el evangelio los conflictos que, sin duda, sufriremos.

Ambas declaraciones divinas, una dirigida a la mujer y otra al hombre, son paralelas y muy bien podrían dividirse en dos partes perfectamente distinguibles. La primera tiene que ver directamente con la fertilidad, tanto la femenina como la de la tierra, mientras que la segunda alude a los modos en que nos relacionamos unas con otros.

Contra lo imposible

A la mujer le dijo:Multiplicaré tus dolores en el parto,
y darás a luz a tus hijos con dolor (3,16a).
Al hombre le dijo:Por cuanto le hiciste caso a tu mujer,
y comiste del árbol del que te prohibí comer,
¡maldita será la tierra por tu culpa!
Con penosos trabajos comerás de ella
todos los días de tu vida.
La tierra te producirá cardos y espinas,
y comerás hierbas silvestres (3,17-18).

La procreación y la fecundidad se entienden hoy como actividades naturales del ser humano. Así lo creían también los redactores sacerdotales del Génesis. Sin embargo, éstos notaron que tanto la fructificación humana como la de la tierra estaba empañada por el pecado, aquello que tradicionalmente hemos denominado “la caída”. Esta desviación parece inmanente a la vida: una cruz que hay que cargar. Es el destino; o los hados, como creían los antiguos griegos. No obstante, la encarnación de Jesús,  su vida, muerte y resurrección nos desafían a evitar una resignación apocada a la “soberanía divina” ante las enfermedades o experiencias más cotidianas (no menos dolorosas para algunas mujeres) como la menstruación, a evadir la terca empresa de cazar culpables, y a moldear nuestra actitud con base en una confianza plena en Dios y una dependencia absoluta de su gracia.

El orden del mundo bajo el pecado es trastornado y vencido por la persona y los hechos de Jesucristo. Aún estas situaciones que lucen fatídicas, Jesús las afronta de manera creativa y liberadora. La historia de la mujer con flujo de sangre es un ejemplo perfecto del comportamiento del Mesías ante los dolores del cuerpo femenino (Lc. 8,43-48). Cuando ella se acerca a Jesús, lo hace con una fe abierta a lo imposible: los curanderos ya habían agotado todos sus remedios.

El milagro, en su definición clásica de intervención sobrenatural de Dios, rompe con el destino del hombre y de la mujer, abre nuestro futuro a la gracia redentora, al perdón inexplicable, a la locura de un amor sorprendente.

Algo semejante ocurrirá con la tierra que produce cardos y espinas. Aunque en un sentido metafórico, Juan el bautista anuncia que el Mesías llegará con el aventador en su mano “y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero y quemará la paja en fuego que nunca se apagará” (Mt. 3,12). La parábola del trigo y la cizaña ilustra la misma verdad: sólo al Dios Trino le corresponde renovar la tierra (entendida ésta en sentido literal y escatológico).

Además, la curación de la mujer con flujo de sangre es un acto de humanización y dignificación de una persona estigmatizada como impura por la sociedad de su tiempo. Y, si bien el milagro requiere la apertura de la fe, también nos mueve a gestos de empatía, solidaridad y ternura para con las y los que se duelen y padecen rechazo y marginación, así como a un comportamiento responsable y cariñoso con la naturaleza que combata y resista la sobreexplotación de los recursos.

Relaciones transformadas

A la mujer le dijo:Multiplicaré tus dolores en el parto,
y darás a luz a tus hijos con dolor (3,16a).
Al hombre le dijo:Por cuanto le hiciste caso a tu mujer,
y comiste del árbol del que te prohibí comer,
¡maldita será la tierra por tu culpa!
Con penosos trabajos comerás de ella
todos los días de tu vida.
La tierra te producirá cardos y espinas,
y comerás hierbas silvestres (3,17-18).

La segunda parte de las reglas que Dios dirige al hombre y a la mujer tiene que ver, ya no con asuntos fatales, sino con el cómo se construyen las relaciones hombre-mujer y persona-naturaleza. El que estas palabras aparezcan en la Biblia no constituye un pretexto para seguir preservando relaciones desiguales y violentas. El texto bíblico confirma nuestra condición, pero anuncia una posibilidad distinta. El libro de Cantares, siguiendo la interpretación clásica de Phyllis Trible y el sesudo estudio de André Lacoque[ii], es una relectura de Génesis 2 y 3 donde las puertas del jardín edénico vuelven a abrirse para el hombre y la mujer que se comprometen y entregan mutuamente en una relación donde el deseo, que poseen ambos, remplaza al poder y al dominio y se convierte en un cimiento del juego amoroso.

La relación con la tierra también se ha pervertido y provoca fatiga y estrés en la persona, y muerte y deterioro en la naturaleza. Es necesario repensar y corregir los modos de producción y el nivel de consumo a fin de generar una convivencia más justa y amigable con nuestro entorno.

La declaración “polvo eres y al polvo volverás” vuelve a presentarse como un destino inexorable. Sin embargo, es Jesucristo quien abre una nueva posibilidad: la resurrección de los cuerpos, el agotamiento del polvo en pos de la plenitud de la vida.

Sin duda, nos enfrentaremos a situaciones que no podremos explicar, ni lógica ni racionalmente, y a las que deberemos responder con fe y solidaridad, lo que quiere decir que cada día será una oportunidad para que nuestras relaciones con la familia, con los amigos, con la iglesia y con los extraños, se vertebren en amor, ternura, amistad, humildad y justicia.

¡Nuestro Señor Jesús va con nosotras y nosotros!

____________________________

[i] La Navidad pasada, una sobrina de 15 años me preguntó: “¿por qué por la culpa de Eva a mí me duelen tanto los cólicos de cada mes?”. Ella y su mamá me contaron cuán difícil resultan sus períodos (ha terminado incluso en el hospital) y cómo el dolor le impide dormir. Yo no supe qué contestar de inmediato y la plática muy pronto se desvió hacia otros caminos. Esta breve reflexión es un intento de respuesta a ésa y quizá a otras interrogantes.

[ii] Véase: Trible, Phyllis. God and the rhetoric of sexuality. Fortress Press, 1986 y Lacocque, André. “La Sulamita” en Lacocuqe, André y Ricoeur, Paul. Pensar la Biblia. trad. de Antonio Martínez Riu. Barcelona: Herder, 2001.

Tags : , , , , , , , ,

Bad Behavior has blocked 951 access attempts in the last 7 days.