Posted On 17/01/2021 By In Al Alba With 433 Views

Acompañándonos los unos a los otros | Ignacio Simal

17 de enero, 2021

Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros” (Gál. 4:19)

La comunidad cristiana es un espacio donde nos acompañamos en el camino de la fe los unos a los otros. Pero debemos recordar que acompañamos personas, no piedras; y las personas cambian. Debemos habituarnos a ello. Existen ciertos rasgos del carácter que permanecen, pero las personas cambian, según les golpean las olas de sus particulares circunstancias. De ahí que nosotros debamos amoldarnos a ellas, y no al revés.

Para ello debemos escuchar atentamente las palabras y los gestos de nuestros hermanos y hermanas hasta que podamos mimetizar sus sentimientos  (a fin de cuentas ¡somos sentimiento!); debemos ser capaces de calzar sus zapatos a fin de reconocer donde estos rozan sus pies al caminar.

Cada acompañamiento en la duda, adversidad y sufrimiento de nuestros hermanos y hermanas es sufrir en nuestras entrañas “dolores de parto” hasta que el Cristo es formado de nuevo en ellos. A fin de cuentas llevamos sus existencias dentro de nosotros como propias. Sin dolores de parto no existe acompañamiento cristiano. Posteriormente llegará la alegría que proporciona el alumbramiento.

Los “dolores de parto” compartidos logran que ambos, acompañado y acompañante, alumbren una nueva vida, atraviesen un nuevo umbral en el camino hacia la madurez.

Ignacio Simal Camps
Mis redes

Tags : , ,

Bad Behavior has blocked 945 access attempts in the last 7 days.