Posted On 15/02/2021 By In Al Alba With 308 Views

La fe ve más allá de la realidad que palpamos | Ignacio Simal

15 de febrero, 2021

Cuenta el Evangelio que “de pronto, se levantó una gran tormenta de viento. Las olas azotaban la barca que comenzó a inundarse. Jesús, entretanto, estaba en la popa durmiendo sobre un cabezal. Los discípulos lo despertaron, diciendo: — Maestro, ¿no te importa que estemos a punto de perecer?” (Mc. 4:37-38 BTI)

En ocasiones, cuando la vida muestra su lado más oscuro, y se presenta con toda su brutalidad, sólo vemos el peligro que nos rodea y a un Dios durmiendo en la popa de nuestra barca. Y ahí está el dolor que proporciona el hecho de que aquel Dios que confesamos en otro tiempo con alegría, lo experimentemos como dormido y despreocupado de nuestro sufrimiento.

Estoy plenamente convencido, como escribí en otra ocasión, que el que no sabe vivir desde la fe en el tiempo de bonanza, menos sabrá vivir cuando las cosas le vengan mal dadas. De ahí que Jesus nos increpe diciéndonos: “¿A qué viene ese miedo? ¿Dónde está vuestra fe?” (Mc. 4:40 BTI).

Y es que la fe ve más allá de la realidad que palpamos, y nos capacita para atravesar aquello que el salmista llama “valle de sombra y de muerte“. La fe en Jesús no nos evita atravesar esos valles, ni siquiera los torna en valles de luz y vida, pero sí que Dios y su cayado,—que es la comunidad de fe y su Espíritu—, nos procura aliento y consuelo hasta que “la sombra y la muerte” queden a nuestras espaldas.

Somos adultos, y como tales afrontamos la existencia, sin estar continuamente envueltos en la queja. A la manera de Jesús en Getsemaní, podremos experimentar angustia y tristeza, pero no falta de una fe confiada en el Dios que nos habita y nos acompaña en todo momento. Al menos, ¡debiera ser así!

Ignacio Simal Camps
Mis redes

Tags : , , ,

Bad Behavior has blocked 663 access attempts in the last 7 days.