Posted On 18/02/2022 By In Opinión, portada With 487 Views

El dilema de la fe | Nicolás Panotto

 

 

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera,
la convicción de lo que no se ve
Hebreos 11.1

 

Al ver este versículo, mucho hablamos de certeza, pero poco de lo inesperado e invisible del objeto de la fe.

Fe es saltar al vacío. Fe es vacío. La única certeza es el propio movimiento desde el límite de lo conocido hacia el borde de lo desconocido.

Fe es luchar con uno mismo. Es poner en conflicto las certezas frente a las preguntas que nunca prescriben.

Fe es asumir que lo único que tenemos seguro es la duda. Es asimilar la angustia de la incertidumbre. Por ello, la fe es horizonte, es camino nuevo. Ella abre, habilita, invita.

Fe es confesar la incompletud que despierta la búsqueda. Es comunidad porque nos lleva a confesar lo más humano que nos une: la fragilidad. Fe es reconocer que no podemos todo por nosotros mismos. Es el poder que nace desde la impotencia que nos arroja al otro.

Fe es dolor. Es desprenderse para reaprender.

Fe es ubicarnos en la trascendencia. Trascendernos desde la confianza como impulso ante lo que no vemos aún claramente. Es dejarnos interpelar por aquello que nos excede, incluso dentro de lo más conocido que creemos controlar y que no era lo que parecía.

Fe es niebla, pero no que paraliza, sino que nos convoca a la curiosidad sobre lo que hay detrás de ella.

Nicolás Panotto
Últimas entradas de Nicolás Panotto (ver todo)

Tags : , , , , ,

Bad Behavior has blocked 753 access attempts in the last 7 days.