Posted On 04/11/2014 By In Biblia, Teología With 6120 Views

Orar y suplicar por todos los santos/as

Y todo esto háganlo orando y suplicando sin cesar bajo la guía del Espíritu; renuncien incluso al sueño, si es preciso, y oren con insistencia por todos los creyentes. Efesios 6.18, La Palabra (Hispanoamérica)

La conclusión de la carta a los Efesios es un llamado a resistir con todos los recursos espirituales los embates del mal expresado mediante una fórmula precisa que introduce la última sección del documento: “Sólo me resta desear que ustedes se mantengan fuertes, apoyados en el poder irresistible del Señor” (6.10). A eso se le agrega una recomendación de fuerte tono para actuar con energía y convicción: “Utilicen todas las armas que Dios les proporciona, y así harán frente con éxito a las estratagemas del diablo” (v. 11). E inmediatamente se ubica claramente el tipo de conflicto espiritual que se enfrenta: “Porque no estamos luchando contra enemigos de carne y hueso, sino contra las potencias invisibles [tas arxás, prós tas exousías, principados y potestades] que dominan en este mundo de tinieblas [tous kosmokrátoras tou skótous toutou], contra las fuerzas espirituales del mal habitantes de un mundo supraterreno [pros ta pneumatiká tes ponerías, en tois epouraníois]” (v. 12). Las “armas” para esta batalla continua, la auténtica “guerra espiritual”,[1] son proporcionadas por el propio Dios y sirven como una defensa sólida para librarla: “Por eso es preciso que empuñen las armas que Dios les proporciona, a fin de que puedan mantenerse firmes en el momento crítico y superar todas las dificultades sin ceder un palmo de terreno” (v. 13). Y hay que estar listos/as para el combate, subraya la primera parte del v. 14. “Tal parece que ahora Pablo es el general que está mandando a sus tropas a que se pongan la armadura porque la guerra es inminente”.[2] El “momento crítico”, la “hora de la verdad”, el “día malo” y otras frases parecidas destacan la intensidad del conflicto

Los instrumentos para mantenerse fuertes son descritos como una armadura (panoplia) o “equipamiento de guerra” que se utilizarán en la confrontación, aunque no debe olvidarse el sentido menos bélico que se encuentra en 4.24, donde el apóstol Pablo exhorta, más bien, a ponerse “la vestidura de la nueva humanidad creada por Dios”. Aquí se trata de no descuidar ninguno de los elementos de dicha armadura:

  1. a) ceñida con la verdad la cintura,
  2. b) protegido el pecho con la coraza de la rectitud (v. 14) [Verdad y rectitud (o justicia) como criterios éticos absolutos e inquebrantables]
  3. c) y calzados los pies con el celo por anunciar el evangelio de la paz. (v. 15) [Muy destacado el énfasis “pacifista”, contenido central de la carta: hacer la paz, reconciliar a toda la creación y ponerla bajo el señorío de Jesús. La idea es que cada cristiano/a sea un “agente de reconciliación” unidad y paz en un mundo fragmentado, violento y fratricida.]
  4. d) Tengan siempre embrazado el escudo de la fe, para que en él se apaguen todas las flechas incendiarias del maligno. (v. 16) [La actitud básica de apego a la fe por encima de los vaivenes ideológicos o culturales.]
  5. e) Como casco, usen el de la salvación, y como espada, la del Espíritu, es decir, la palabra de Dios. (v. 17) [La presencia insustituible del mensaje divino, asimilado, bien comprendido y aplicado a todas las situaciones de la vida.]

Con respecto a la imagen militar, “Pablo usa la profecía de Isaías con respecto a la armadura de Yavé y su Mesías (11.4-5; 59.17; 49.2; 52.7) para describir ahora la armadura del pueblo de Dios. […] La iglesia debe vestirse, como su Señor, con la armadura de justicia y verdad para ser artesana de la paz”.[3] La oración, en este contexto, adquiere una forma múltiple (“oración” y “súplica”, proseuxes kai deéseos, v. 18a) para acompañar “en todo tiempo” la resistencia y la lucha espiritual, pues estamos ante una acción imprescindible. Se trata, en primer lugar de subrayar el efecto de todo tipo de oración; aquí, la súplica apunta hacia un estado de ánimo que se presenta ante Dios para implorar su respuesta.

En segundo lugar (igual que en I Tes 5.17), se insiste en que esta actividad se realice sin desmayo, intensamente, incluso quitándole tiempo al sueño (18b), pues hasta ese grado llega la urgencia de mantenerse alertas y protegidos/as. Ávila sugiere un interesante matiz en su traducción de estas palabras: “Estén alertas, pongan atención, busquen oportunidades para orar” o “no se rindan, no se cansen de orar”. La resistencia contra los embates de la realidad en todas sus variantes debe pasar, para los creyentes, por la aduana de la oración como una acción militante, siempre apegada a los designios revelados de Dios en la práctica de la justicia y la paz.

Finalmente, como parte del contenido específico para estas oraciones incesantes, se sugiere que sean por todos/as los creyentes (18c), algo que el autor de la carta ha practicado y de lo cual da fe en la misma en 1.15-23, 3.14-21 y 6.23-24. “Él ha hecho de la oración por los santos una parte sustancial de su vida y de este escrito en particular”.[4] La solidaridad con todo el cuerpo de Cristo, dondequiera que se encuentre, ha de ser una característica de todo militante cristiano. Incluso Pablo solicita la oración para él mismo (vv. 19-20), para fortalecer el denuedo y el valor con que predica el Evangelio. Ése llamado a la solidaridad cristiana sigue muy vigente para las iglesias de hoy.

__________________

[1] Cf. Martín Ocaña Flores, “Cristología neo-pentecostal: ¿cristología del mercado total?”, en Signos de Vida, Quito, CLAI, núm. 40, julio de 2006, www.claiweb.org/Signos%20de%20Vida%20-%20Nuevo%20Siglo/SdV40/cristologia%20neopentecostal.htm, un buen planteamiento sobre la llamada “guerra espiritual”.

[2] M. Ávila Arteaga, Carta a los efesios. Miami, Sociedades Bíblicas Unidas, 2008, p. 239.

[3] Ibid., p. 241.

[4] Ibid., p. 252.

Tags : , , , , , , , , ,

Bad Behavior has blocked 1176 access attempts in the last 7 days.